P o Una estúpida apuesta

Esperaba una vida tranquila al servicio de un caballero típicamente británico. Serio, disciplinado, flemático. Un hombre sin demasiadas complicaciones; como mucho, escrupuloso y fanático de la puntualidad. Nada más conocerle, su sexto sentido le dijo que su amo y él encajarían a la perfección. Lo había imaginado algo excéntrico, sí, hasta el punto que pueden permitirse quienes amasan una gran fortuna y no tienen con quién compartirla. Pero nunca hubiera pensado que servir como mayordomo a aquel respetable caballero podía ocasionarle tantos dolores de cabeza. Y todo por una estúpida apuesta. Había perdido la cuenta de los lugares que habían visitado durante los últimos treinta días, siempre a la carrera, o de las personas con las que se habían cruzado por el camino. Habían viajado en tren, barco e incluso elefante. Habían vivido más situaciones extremas de las deseables. Y todavía les quedaba por completar más de la mitad del viaje… Maldito sexto sentido. En buena hora se fió de él.

*

Este personaje protagoniza una novela del siglo XIX de autor francés.

P _ _ _ _ _ _   _ _ _ _

2 pensamientos en “P o Una estúpida apuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .