O o Locura de amor

Cuánta razón tenía mi hermano. “No te fíes de él”, me advirtió. Pero yo creí que las palabras embaucadoras y las cartas emotivas de aquel joven de buena cuna eran pruebas de su amor. ¿Amor? Ese nunca me ha querido. Su trastorno no lo causan sus sentimientos hacia mí; tendría que haberlo deducido el día que apareció en mi habitación por sorpresa y se dedicó a mirarme con cara desencajada, sin mediar palabra. Me costó horas recuperarme del susto. Pero no; en vez de escuchar la advertencia de mi hermano, me guié por los consejos de mi padre, tan iluso como yo. Sigue convencido de que el tipo sufre locura de amor. A ver qué opina cuando le cuente que le he sorprendido hablando con una calavera, dudando de si ser o no ser vete a saber qué. Ni se ha sonrojado al verme. Al contrario: todavía ha tenido la desfachatez de decirme que me meta en un convento. ¿Loco por mí? Para nada. Lo que le pasa a ese tipo es que es un auténtico idiota.

*

Este personaje aparece en una obra del siglo XVII de autor inglés.

O _ _ _ _ _

2 pensamientos en “O o Locura de amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .