F o Tras el cristal

Un niño de porcelana observa el parque desde su ventana. Su dedo pálido dibuja sobre el cristal el contorno de los árboles que rodean el estanque. Entre los árboles, varios chicos de su edad juegan al escondite. Corren, gritan y ríen sin medida. El niño envidia sus gestos despreocupados, su capacidad de vivir sin temor a romperse. Suspira. Está cansado de observar el mundo tras el cristal; así que, por una vez, decide alejarse de la ventana, avanzar por el pasillo con pasos delicados y salir de casa. Las risas de los chicos le guían hasta el parque. Quiere correr hacia los árboles y unirse a sus juegos, pero sus débiles piernas le traicionan. Al caer, estalla en mil pedazos. Una niña de porcelana lo ha visto todo desde su ventana. Su dedo pálido dibuja los restos del niño valiente sobre el cristal. Suspira.

*

F _ _ _ _ _ _ _ _ _ (sustantivo femenino)

Descubre la palabra que inspira el relato.

6 pensamientos en “F o Tras el cristal

    • ¡Sí, la respuesta es fragilidad! Felicidades, Rebeca, y bienvenida de vuelta por aquí. ¡Te debo un mail! Te escribo en breve. :-)
      Os toca a vosotros: ¿algún microcuento con esa palabra?

  1. Sueña con baobabs de enormes raices. Con majestuosas catedrales góticas. Con locomotoras de hierro forjado que atraviesan la tundra de Siberia. Pero lo olvida todo al despertar, y nada recuerda cuando,en el trabajo, atiende el teléfono, apunta las quejas, y parchea como puede el complicado sistema informático del que depende la correcta marcha de su empresa.

    • ¿Hablamos de fragilidad informática, Palimp? Eso sí que da miedo… ;-) Me ha gustado el contraste entre los sueños del protagonista y su mundo real. ¡Gracias por el cuento!

      • La habían compuesto y recompuesto tantas veces que su madre se la arrebató de las manos cuando la abuela cruzó la puerta. Ignoró el proverbio vietnamita, según el cual todo objeto con ojos alberga un espíritu en su interior. Estaba tan harta de aquel montón de espuma, parches de tela e hilachas, que sólo yo me di cuenta de la lágrima que resbalaba por su maltrecha mejilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .