S o Un invierno tardío

La abuela tejía su bufanda junto a la chimenea. Noviembre llegaba a su fin, pero la chimenea no estaba encendida. Nadie se había molestado en hacerlo desde hacía más de veinte años. ¿Quién necesitaba combatir el frío si el calor se negaba a marcharse? El verano infinito había asaltado el calendario por sorpresa, pero había logrado camelarse a todos con sus días de playa perpetuos, sus lluvias refrescantes y sus brisas nocturnas. Su tenacidad había convencido incluso a los más nostálgicos, que un lunes de marzo dejaron de añorar el invierno. Pero la abuela no se dejaba vencer. Noviembre tras noviembre recuperaba su bufanda, tan infinita como el verano, y seguía tejiendo con la esperanza de estrenarla pronto.

*

S _ _ _ _ _ _ (adverbio tiempo)

La palabra entre líneas es…

5 pensamientos en “S o Un invierno tardío

    • ¡Gracias, sfer! La idea del verano infinito era de Josep M, pero ya te imaginas quién me inspiró la idea de la abuela tejiendo la bufanda, ¿verdad? ¡Y no lo digo por lo de abuela! ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .