Q o Antes del baile

El hada madrina resopló. Llevaba horas agitando su varita mágica, haciendo aparecer infinidad de vestidos para el baile, pero ninguno convencía a Cenicienta. Los encontraba demasiado feos o demasiado cortos, demasiado recatados o demasiado ceñidos. Las exigencias de aquella niña caprichosa agotaban su paciencia. Ni siquiera la princesa del guisante, famosa por sus remilgos, le había causado tantos problemas. Se acercaba la medianoche, y Cenicienta seguía despreciando vestido tras vestido: demasiado clásico, demasiado azul, demasiado… El hada madrina no pudo soportarlo más. Agitó su varita de nuevo y convirtió a la chica en una silenciosa calabaza. Entonces sonrió, aliviada y sin remordimientos.

*

Q _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ (adjetivo femenino)

¿De qué palabra estamos hablando?

4 pensamientos en “Q o Antes del baile

  1. Abrió los ojos visiblemente cuando se limpió la nariz con la manga. El ruido de las palomitas al masticarlas le hizo resoplar con una mezcla de furia y desesperación. Rechinaron sus dientes cuando sorbió con la pajita el fondo del vaso y, antes de salir del cine, ya sabía que había otro más en la lista que no pasaba las pruebas, y en esta ocasión ni la primera. Cada vez la cosa iba a peor. No obstante se fue sola directamente a su casa enfermizamente limpia y ordenada a pegar su foto en su álbum de pretendientes fallidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .